La primera expedición femenina a nivel mundial al casquete de Barnes culmina con éxito su travesía

El nuevo reto de Compromiso con la Tierra ha sido superado: Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García acaban de culminar los 200 kilómetros de recorrido por el inhóspito casquete polar de Barnes, en la isla de Baffin (Canadá), no sin dificultades y convirtiéndose así en la primera expedición femenina a nivel mundial que lo logra.

Así han logrado su objetivo desde el 24 de marzo: dar un paso más en el ambicioso proyecto 1.000 kilómetros de hielo, la suma de las distancias recorridas en Laponia 2016, Baffin 2017 y Groenlandia 2018. Bajo el lema de nuevo de Compromiso con la Tierra, las aventureras recorrieron 200 kilómetros en condiciones extremas, en uno de los lugares más inaccesibles de todo el planeta, sorteando numerosas barreras de hielo y superando alturas de más de 1.000 metros, para alertar al mundo de los efectos del cambio climático, patentes en el deshielo.

Durante estos días han superado numerosos obstáculos, como una inoportuna gripe que se cebó con Chus y Verónica y las debilitó notablemente al inicio de la travesía, una tormenta intensa de viento que las dejó bloqueadas durante casi tres días en medio de la nada, improvisando un iglú, grietas heladas, paredes verticales casi infranqueables y el temido whiteout, una densa niebla que impide distinguir cielo y tierra y dificulta enormemente el esquí.

Ahora, las aventureras se confiesan “emocionadas” por el reto conseguido y Chus confiesa que le ha encantado la experiencia “en la que nos hemos acoplado como equipo como nunca”. El siguiente paso es alcanzar hoy el Generator Lake, donde serán recibidas por los inuits, que las trasladarán a Clyde River y de ahí emprenderán su odisea de vuelos hasta España.

Una expedición del Proyecto Universo Mujer del CSD

La expedición, que forma parte del Proyecto Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes, fue apadrinada por el presidente del CSD, José Ramón Lete, que quiso mostrar su compromiso con las aventureras, como ejemplo de compromiso con el planeta y superación deportiva, en una hazaña nunca realizada.

La expedición cuenta con el patrocinio de CLUN, la cooperativa nacida de la unión de Feiraco, Os Irmandiños y Melisanto a través de sus marcas comerciales Únicla y Clesa, de la compañía de distribución alimentaria Gadisa y de la marca de ropa Ternua, que mostraron en la presentación todo su apoyo al proyecto 1.000 kilómetros de hielo por su mérito deportivo y social.

 

Esquiando casi a tientas

Las expedicionarias de Compromiso con la Tierra siguen adelante en su travesía por el casquete polar de Barnes, en la isla canadiense de Baffin, y en la última jornada han esquiado casi 12 kilómetros, eso sí haciendo frente de nuevo al incómodo whiteout, una espesa niebla que impide distinguir cielo y suelo, con nieve además muy pesada.

Jose Naranjo, de Mundo Ártico, nos explica que avanzar en esas condiciones es muy complicado, “marea y es difícil sobre todo para quién lleve la brújula porque o la miras todo el rato o te arriesgas a acabar esquiando en círculos”.

En la anterior jornada, después de su particular encierro por culpa de una tormenta de viento, Chus, Verónica y Rocío han batido su propio récord recorriendo casi 14 kilómetros. Ahora deberán ir avanzando hasta llegar a uno de los puntos más complicados de toda la travesía: las grietas que hay al final del casquete polar.

 

Atrapadas en la tormenta

Las tres expedicionarias de Compromiso con la Tierra, dentro del proyecto 1.000 Kilómetros de Hielo, se han encontrado en el viento su mayor desafío hasta el momento. Llevan desde el sábado literalmente ‘bloqueadas’ dentro de su tienda de campaña, rodeadas de nieve. “Hemos hecho una especie de iglú con bloques grandes de hielo para bloquear la ventisca”, nos cuenta Chus Lago. “Estamos atrapadas en la tormenta y no podemos avanzar”, afirmaba este lunes la capitana de la expedición.

Las rachas de viento, de 60 km/hora, hacen imposible el descenso de la parte más alta del casquete polar de Barnes, aunque hoy parece que eran un poco menos intensas. “Intentaremos ver si podemos salir e iniciar el descenso, pero lo principal es la seguridad”, indica Chus. A este campamento le han llamado Campamento CLUN, que a través de sus marcas comerciales Únicla y Clesa patrocinan la expedición, y los siguientes serán bautizados con los nombres de los restantes sponsors, Gadisa y Ternua.

La expedición, que forma parte del Proyecto Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes, tiene un doble objetivo deportivo y medioambiental, para concienciar al mundo de la fragilidad del planeta y sus regiones polares, y es la primera femenina a nivel mundial de estas características.

En pleno ascenso al casquete polar de Barnes a buen ritmo

Las tres expedicionarias de Compromiso con la Tierra parece que ya le han tomado el pulso al terreno y se han acostumbrado a las condiciones extremas. Una vez superada la gripe, que afectó a Chus Lago y Verónica Romero, se encuentran actualmente en plena ascensión en el casquete polar de Barnes, completando recorridos de 10 kilómetros al día. “Cada vez intentaremos avanzar más, sobre todo cuando toque la bajada, porque ya nos hemos organizado mejor entre nosotras y adaptado al terreno”, indica la capitana Chus.

Los primeros días fueron más duros, con temperaturas de -30 que les pasaba factura sobre todo en los pies, pero hoy se han encontrado con unos “agradables” -20. “Al principio sufrimos más, es cierto que teníamos gripe además, pero la ruta hacia el casquete no era muy evidente y debíamos ir probando”, indica Chus. La superficie está perfecta, el trineo se desliza bien y lo más importante “es no parar hasta montar el próximo campamento”.

La expedición sufre la dureza de Baffin con temperaturas de -30 grados

Chus, Verónica y Rocío continúan con su trayecto hasta alcanzar el casquete polar de Barnes en la isla de Baffin, y comienzan a notar la dureza de la aventura. Su capitana, Chus Lago, nos explica que “el frío es indescriptible, es una mezcla de humedad que nunca antes habíamos notado, y es muy duro”. Ahora mismo están afrontando temperaturas de entre -28 y -30º, pero calculan que cuando empiecen con el ascenso a Barnes, por la altitud, alcanzarán los -40 e incluso -45 fácilmente.

Además, durante su estancia con los inuits, sufrieron los “daños colaterales” de la epidemia de gripe en el pueblo, y Chus nos confiesa que se encuentra un poco constipada, lo que le hace más difícil la resistencia física.  Pero las chicas son unas valientes y se encuentran muy animadas. “Los paisajes son espectaculares, ayer fue impresionante el recorrido, por los acantilados más altos del mundo”, indica Chus en referencia al mítico Monte Thor de la Isla de Baffin.

Ya han creado su primer campamento de camino a Barnes y le han llamado, además, ‘Campamento de Hielo Becerreá’, nombre inspirado por los niños del CEIP San Xoán de esta villa lucense, que siguen muy de cerca la aventura.

La expedición, que forma parte del Proyecto Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes, cuenta con el patrocinio de CLUN, la cooperativa nacida de la unión de Feiraco, Os Irmandiños y Melisanto a través de sus marcas comerciales Únicla y Clesa, de la compañía de distribución alimentaria Gadisa y de la marca de ropa Ternua.

Foto: Carlos A. Veloso 

¡Ya estamos en Iqaliut!

AeropuertoComo ya sabéis, Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García están en ruta hacia la Isla de Baffin, en Canadá. Después de una odisea de vuelos Madrid-Munich, Toronto y Ottawa, ahora mismo se encuentran en Iqaliut, con un poco de retraso después de que les anulasen un vuelo, y luego se trasladarán en un vuelo interior a Clyde River.

Desde ahí empezarán un recorrido con motos de nieve de 3-4 días aproximadamente hasta el inicio de la ruta hacia el casquete polar de Barnes, “la tierra que nunca se derrite” .

Desde esta página os queremos mandar un mensaje de agradecimiento de nuestras heroínas, y Chus especialmente quiere agradecer todo el cariño que nos mandáis desde diferentes centros educativos de Galicia, por lo que os propone, profes que nos esteis leyendo, que los niños sugieran nombres para el campamento de Compromiso con la Tierra. ¿Aceptáis el reto?