Esquiando casi a tientas

Las expedicionarias de Compromiso con la Tierra siguen adelante en su travesía por el casquete polar de Barnes, en la isla canadiense de Baffin, y en la última jornada han esquiado casi 12 kilómetros, eso sí haciendo frente de nuevo al incómodo whiteout, una espesa niebla que impide distinguir cielo y suelo, con nieve además muy pesada.

Jose Naranjo, de Mundo Ártico, nos explica que avanzar en esas condiciones es muy complicado, “marea y es difícil sobre todo para quién lleve la brújula porque o la miras todo el rato o te arriesgas a acabar esquiando en círculos”.

En la anterior jornada, después de su particular encierro por culpa de una tormenta de viento, Chus, Verónica y Rocío han batido su propio récord recorriendo casi 14 kilómetros. Ahora deberán ir avanzando hasta llegar a uno de los puntos más complicados de toda la travesía: las grietas que hay al final del casquete polar.

 

Deja un comentario