perfil ruta

El reto que no existe

24 de Enero, 2012

No paro de escribir, porque lo necesito, porque así grito yo por dentro. Me siento en la obligación de hacerme pasar estos días por becaria repeinada de redacción deportiva, porque sólo un becario pondría en su trabajo más pasión, más decencia, más horas robadas al sueño, para hacer un trabajo bien hecho que mucha prensa de este país. Y siento que no es mi campo pero sí mi obligación como persona. Me diréis que este blog es de Chus Lago y que se debería hablar de ella y sus logros y no arremeter contra cómo la prensa trata a sus deportistas.

Y hay que seguir explicando el “¿y-ahora-qué-más-queremos?”

Vamos a olvidarnos de Chus Lago por un momento, porque en definitiva, este pandemónium poco tiene que ver ya con ella. Y de cómo resolverá esta situación es asunto privado y personal que no nos atañe.

La que aquí habla es Ana, en defensa de Chus.

Vamos a hablar de razones y corazones.

Este es el enésimo intento de explicación del orden de las cosas y me temo que, tras él, surgirá otro nuevo , porque aún no estará todo aclarado, se malinterpretará otra vez y se seguirá pensando que aducimos razones sentimentales y valoraciones subjetivas.

Y doy mi primera y mi última razón subjetiva y personal: el Sr. Bosch, por su modo de actuar en todo este asunto, ha perdido toda su credibilidad y honor.

Y a partir de aquí, las objetivas.

Vamos a ello y empiezo por la frase que todo el mundo ha de tener en cuenta:

“El Señor Bosch ha realizado un reto que no existe”

El Sr.Albert Bosch ahora (24 enero 2012) se cuelga una medalla que los medios están fabricando a su medida y con su efigie para posteriores ediciones. Podrían, ya que en ello están, darle su nombre y tendríamos en el futuro frases como ésta “La Medalla de Plata para el 2º Clasificado en el Reto Antártico Albert Bosch es para el vallisoletano Sr. Rodriguez….”

Al inventarse el reto, es un pionero en su campo ¿no? (perdonad la burrada que sigue) sería como un Amundsen, o como un Cook ¿verdad? El punto de partida de este nuevo reto estaría localizado y con “bolita chula” en el km 31 desde la línea de costa de la Bahía de Hércules y, sería también de agradecer, que el punto concreto estuviese convenientemente cartografiado. A partir de ese punto, contaría sí , como negativa, la asistencia. La asistencia sería igual a la que recoge el código polar, sólo una. Con dos apreciaciones (reabastecimiento o emergencia), pero sólo una. Porque, si hubiese más tipos, otro deportista de este país nos crearía un nuevo reto más conveniente a sus laureles y otro, otro más, y no acabaríamos nunca y tendríamos tantos “primeros” que nos llenaríamos de gloria hasta tal punto que esta perdería todo su lustre.
Las reglas existen en el Polo Sur precisamente por ese motivo. Porque si fuesen tan subjetivas como cada uno de nosotros las quiere, no quedaría sitio allí ni para una pobre chinche, sería imposible gestionar sus estadísticas y en definitiva, EL GRAN RETO, acabaría siendo un frío paseo.

Los propios responsables de sus reglas, lo admiten claramente, que son duras, durísimas, pero les comprendo perfectamente cuando me argumentan que tienen que establecer unos límites. Y espero que a partir de hoy, quien lo lea, está también de acuerdo.

No sé si ese punto ha quedado ya claro o no (oigo voces negativas en el horizonte…) Lo siento, no pienso dedicarle una coma más.

Vamos al último y al más importante de todos:
Si le damos por buena la hazaña al Sr. Albert Bosch le estamos cerrando la puerta A CONSEGUIR ESE GRAN RETO A TODOS LOS HONRADOS DEPORTISTAS DE ESTE PAIS, vengan de donde vengan. Si el Sr. Bosch se queda con su reto conseguido, por mucho que haya sido un esfuerzo enorme, con tantisimo valor y coraje, con tanto de no esperar quedarse solo ante el Polo Sur, a nadie se le podrá reconocer ese reto en España o en Cataluña, tendría que conformarse con una mención y en prensa extranjera… (uhm, si allí sí que existen becarios que puedan sustituir a un no-experto)

(Escrito por Ana Lago)

Un poco de honestidad

24 de Enero, 2012

Qué terrible es ver cómo los ofensores de los deportistas honrados están limpiando con lejía el escenario del crimen. Qué frustrante ver que un periodico pueda hacer que una noticia casi no haya existido. De esta manera, borrando huellas, pretenden salirse con la suya y callar las voces que les gritan a la cara lo poco que se puede confiar en ellos… Pretendían cambiar la Historia de España a su conveniencia y, como no les hemos dejado, añaden aún más delitos a sus ya abultadas fichas penales. Su intención es “venga, vamos a quitarlo que se nos ve el plumero y cuando un internauta pase por nuestra web porque les han informado de que aquí publicamos INFAMIAS, no encontrará razones para unirse a la voz unánime de los ciudadanos decentes”.
Si esto es frustrante lo es más todavía que para conseguir un mínimo de acción (editar y borrar) pero no de decencia (rectificación y disculpa), haya que publicar en cada uno de ellos matizaciones y figuras legales, para ellos y quién se había colgado la medalla.
Y aún así, hay que seguir releyendo la noticia, una y otra vez, porque se dejan cabos sueltos, porque han escondido cosas debajo de la alfombra, para poder volver un día y sacarlas a la luz.
Ahora las noticias las editan en junta los editores jefes reunidos en conferencia telefónica con sus bufetes legales y quitan o ponen una coma aquí y allá tan grande como una alfombra y dicen costa donde querían decir meseta. Sí claro, recordemos que si no hay expertos para todo, cuanto menos decencia.

No hay manera. Aún con todo, aún sabiendo que se están jugando el tipo de una manera tan clara, siguen intentando dar a entender lo que no se ha hecho en urls y en imprecisiones como “no hay mayor reto que hacerlo desde la costa”. ¿Será que después de haberles copiado a todos ellos los baremos que rigen los retos, aún no han encontrado un experto que sepa leer? Pídanmelos a mí! Les envío yo ahora mismo a 15 becarios con idea de inglés que sabrán hacer click y encontrarles la información válida con la que contrastar en nada de tiempo! Tengo entendido que a la mayoría ni siquiera se les da medio sueldo digno!

Y digo claro y alto que, ahora ya no dicen lo que decían, han borrado las huellas para que nadie pueda encontrar negligentes u ofensivas sus palabras. Cuando lo único que se les pide es la verdad: es un Polo Sur con Asistencia. ¡Tal cual!

¿Será posible que aún no hayan entendido nada? ¿Que no les entre en la cabeza que seguir diciendo que se hizo desde la costa y sin asistencia cuando “desde la costa” no existe y sí, HA SIDO CON ASISTENCIA les está negando a todos los deportistas españoles conseguir en un futuro EL MÁXIMO RETO POLAR: AUTOSUFICIENCIA ABSOLUTA = EN SOLITARIO, SIN ASISTENCIA, SIN SOPORTE Porque el sr. Albert Bosch no ha salido de la costa, ha salido de 31 kms o 42 kms (según a quién leas). No hay que quitarle su valor, que lo tiene.
Si hubiese acompañado al expedicionario lesionado en avioneta hasta la costa (31 kms más pero le faltaban la friolera de 1.120kms) habría vuelto a casa como un campeón y le rendiríamos justo homenaje. No lo hizo, pero quiere que se lo reconozcamos, aunque allí, en la Antártida, tanteó el terreno y fué informado de que si no daba vuelta, nunca se le reconocería un solitario sin asistencia. A sabiendas, mala fe, premeditación nos vendió a España entera una gesta nunca antes superada.

Qué premeditación y qué falta de honestidad…y se sigue llamando a sí mismo “deportista”. La palabra solitario + sin asistencia llena sus entrevistas y notas de prensa, pero él niega y resulta que el error es sólo de la prensa, que él intenta controlarlo todo y desmentir lo que puede (de lo cual no consigo encontrar ninguna evidencia) y que ya sabemos como él que ALGUNOS medios de comunicación no son o no han sido lo suficientemente rigurosos con la información. ¿Veo razón para que la prensa española llamada en causa se empiece a plantear acciones legales contra este señor?

El nunca ha dicho que ha sido en solitario (¿ni sin asistencia?) y yo cuento 68 veces la palabra “solitario” en 14 artículos de prensa y entrevistas. (¡Sorpresa, sé contar!)

El Sr. Albert Bosch no expresa una rectificación pública, tampoco puntualiza. Ya no digamos nombrar a Chus Lago aunque ésto, que quede claro, sea accesorio. Ofende con ello a todos nuestros deportistas, perdiéndose en lo que NO dice entre líneas. Si Albert Bosch ha contratado a alguien para las notas de prensa, ahora estoy convencida de que ha sido dinero mal gastado, porque puede bien hacerlo él solito.

Dice el Sr. Bosch que en cuanto detecta falta de rigor en una noticia sobre el tema, intenta hacerla presente. Será que al detector del Sr. Bosch se le han acabado las pilas, porque lo que es el nuestro, se ha quemado de tanta actividad.

Estoy cansada, cansadísima de tener ir detrás de la coma, del punto, dando collejas y tirando de orejas. ¡Cúanto más fácil sería con un poco de honestidad!

(escrito por Ana Lago)

“De inventar entre líneas y de censurar verdades”

22 de Enero, 2012

Os prevengo que esto es una verdad y una opinión muy personal, que Chus Lago está librando su batalla a otros niveles, que en modo alguno es responsable de lo que cuento, que esto que relato me ha sucedido a mí y a nadie más, y que por ello me creo con todo el derecho de contarlo.

Me siento con ganas de poner por escrito mis sensaciones de las últimas 48 horas, en un intento de conseguir calmarme o a lo peor, de sentirme incluso más abatida, porque esto habitualmente sucede cuando escribes frustaciones: su realidad se materilializa y te golpea con mayor contundencia. Pero vamos al caso, que preveo que lo mio va a ser extenso y la cabeza me estalla: he de descargarla cuanto antes.

En los útimos días con relación al tema que nos ocupa, he tenido la ocasión hablar con bastantes personas, algunas íntimamente relacionadas con el mundo del deporte, cargos importantes en este país y no tanto, de los que hacen y deshacen famas y desgracias.

Estoy sumamente indignada (agradezco a quien lo lea que no se me pierda en connotaciones), indeciblemente enfadada y me siento totalmente impotente porque al reclamar profesionalidad a quien se le exige en relación a los méritos de Chus Lago, recibo contestaciones absurdas y se me censuran opiniones educadas y válidas, mientras otras, ignorantes, gritonas y con ánimo de controversia aparecen publicadas con todo su esplendor. No me mueven los celos de su aceptación: me duele hasta el tuétano la invisibilidad de la verdad.

Ni el más imaginativo de vosotros puede tener idea de lo que he oido (y menos aún lo que he tenido que callar como respuesta). De grandes cargos he oido que “una nota de prensa va a misa y que la bíblia es lo de menos, que no hace falta ni abrirla”. “Que -veréis- no hay expertos para todo…”, cuando en realidad sólo haría falta un ni tan siquiera medio-experto en buscar en Internet. Si en mi trabajo, en lo que me atañe, tuviera yo semejante ligereza… Y os puedo asegurar que cobro bastante menos y no lo digo porque incluso me da vergüenza de tan poco que es.

Porque, pongamos por caso, ¿qué sucedería si un medio deportivo de este país trastocase en una noticia los dos primeros puestos de la liga española profesional? Ah, ya! Veo que no hace falta decir más, porque saldrían expertos hasta debajo de las piedras y en menos de un santiamén, el error estaría subsanado, se pedirían públicas disculpas por el traspiés cometido y esos expertos habrían bien merecido su salario.

Veréis, es que no veo yo a los jugadores del Madrid o del Barça teniendo que afanarse en foros de opinión para defender su puesto con pruebas, con datos, con puntos y comas, y corriendo el riesgo de ser censurados y acusados de tener mala fe y querer quitar méritos al segundo clasificado o al primero (¿o era al segundo? Me pierdo…). Y sin embargo, esto es lo que en realidad me está sucediendo, aún empezando mi defensa con una felicitación sincera para el Sr. Albert Bosch por haber demostrado tener “un par de hispánicos testículos”. Soy una envidiosa, feminista recalcitrante, anticatalana, debo de ser incluso homosexual y además, no sé de lo que hablo…en fin, un simple resumen de respuestas.

No me invento el deciros que he oído en persona una afirmación como la que sigue nada menos que 3 veces (edito: ya son cinco) en 72 horas:” Los medios seguramente se escudarán en que es español, mientras que Chus es española”. ¡AH! ¡Ahí está lo que yo llamo inventar (que no leer) entre líneas! ¡Cómo nos conocemos todos y todas (¡qué esfuerzo!) que incluso ya preveemos tamaña treta!

Ay, mi España, que te quiero tanto y siendo tú más española que nadie, ¿Cómo es posible que nos duela horrores y suponga siempre un esfuerzo infinito defender nuestro femenino? (Y el que a este punto se llene la boca hablando de querer obtener discriminación positiva, le pido que sea cauto, y relea las noticias pensadamente: porque lo que aquí se expone es un caso de flagrante “discriminación” y negativa donde las haya.) Aún así, aún aceptando semejante artimaña, ¡seguiría siendo completamente mentira! El Sr. Albert Bosch ni ha hecho la expedición en solitario, ni ha sido sin asistencia, ni sin apoyo externo de ningún tipo, porque en el Polo Sur, señores míos, no existe mayor asistencia que solicitar la puesta en marcha de una evacuación. Y el Sr. Carles Gel. compañero de expedición de Albert Bosch, fue evacuado 4 días más tarde a 31 kms del inicio de la ruta. Lo siento si parece poco, pero las reglas no perdonan más allá de 30 metros.

Al grano, la culpa es de Chus Lago.

La culpa es de Chus por ser mujer, ya el alpinismo femenino se encuentra aún más bajo en la escala que el fútbol femenino, y por ello, no merece la pena ni pagar a un medio-experto para perder diez minutos buscando en Google. Ya sabemos que el mundo profesional es cada vez más competitivo y no hay tiempo ni para ir al baño. La sandez es doble, si cabe, porque en el alpinismo y aventuras expedicionarias, al contrario que en el fútbol, ni tan siquiera existen categorías por sexo!

La culpa es de Chus por “no tener los medios para contratar a grandes profesionales que redacten notas de prensa que dicen lo que no dicen y callan lo que no callan…” es decir, que las notas de prensa también están inventadas entre líneas. Y ya está, ¿veis que fácil resulta colgarse medallas y que todo el mundo lo acepte como verdad divina? Porque vende mucho decir que se hizo (casi) en solitario desde un punto (impreciso) de la costa. Eso se convierte en un titular que reza “El primer español en llegar en solitario al Polo Sur” y la gente se lo cree porque somos bien mandados y sí, hay que decirlo, un poco ingenuos. Desconocemos que para atribuirse estas medallas existen unos baremos precisos. ¡Y los que rompen la baraja nos acusan de “puristas”!

Y eso que quien esto decía, sobre cómo ha de ser una nota de prensa, profesional de los medios, aún no me había dado el tiempo de responder. Y mi respuesta era ni más ni menos que de la nota de prensa y de su difusión se había encargado Canal+( honrados y cabales donde los haya y no precisamente de poca monta) que habían compartido con Chus Lago dos años de preparación para la Expedición al Polo Sur. La nota había llegado a todos los destinatarios perfectamente y con acuse de recibo. El único problema era que no era tan mágica como la del equipo del Sr. Albert Bosch, no contenía ni verdades a medias ni mentiras que otorgan falsos méritos. Y además, ese día, la nota de prensa no fue a misa y acabó en el cubo de la basura (¿Soy la única que veo en esto una contradicción?)

La culpa es de Chus “por ser demasiado discreta, demasiado humilde y no querer nunca entrar en controversias”
La culpa es de Chus, porque, “como deportista no le deben importar los laureles, no le tiene que doler en absoluto, porque ella siempre sabrá de haberlo conseguido…” Es otra hermosa respuesta que he cosechado estos días. Y se nos llena la boca y, al decirlo, nos sentimos grandes seres humanos que se pueden permitir dar lecciones de humildad.
¡¡¡Señores, por favor!!! Pregúntenles a cualquiera de los dos implicados en esta historia si les da lo mismo!! Son deportistas profesionales que viven de sus retos, en definitiva, de su trabajo. Metas como las que ellos consiguen significan trabajo dando conferencias en calidad de ser el primero en esto y lo otro, significan contratos editoriales para relatar experiencias, significa un caché relevante a la hora de ser contratado -finalizada la edad deportiva- como asesor técnico, preparador físico, y un sinfin de otras cosas. ¡Si hasta el preparador físico de un número uno escribe en curriculum tal honor!

El alpinismo y las aventuras nos ilusionan, nos alegran y divierten la vida, igual que el fútbol, el tenis y otras disciplinas, sólo que a diferencia de éstos últimos, el deportista ha de buscarse, además, un trabajo digno. Las expediciones se costean con patrocinadores pero el pan hay que ganarlo aparte … ¿o acaso pensamos que estos deportistas se comen sus títulos y trofeos o que sus hazañas traen bajo el brazo una pensión vitalicia?

Las opiniones ignorantes y fuera de tema son publicadas. En cambio, mi respuesta, que contenía mi educada verdad, ha sido censurada. Y con semejante lindeza (me refiero al comentario ignorante) conviven comentarios sobre “que si catalanes” y “que si vascos”, “que si todo es envidia”. Pero no sé de qué me sorprendo: si las notas de prensa de Chus Lago acaban siempre en la basura no habrá nunca manera de terminar con la ignorancia.

¿Sabeís lo que más me indigna por encima de todo? Tener que demostrar aquí y allá que el mérito es suyo, de Chus Lago, que si no lo demuestras, se lo arrebatan, que si no contestas, puede que Chus Lago no haya nunca existido. Y la Historia de España recogerá para siempre jamás entre sus páginas el gran reto de Albert Bosch, primero absoluto en llegar en solitario a Polo Sur sin asistencia. ¿Y él que dice? Pues no desmiente, vende entrevistas a diestro y siniestro, acuerda con las revistas y publicaciones los títulos que le miman (silencio absoluto, no se cambia una coma) …Si otro deportista cometiese semejante delito contra el honor caería la más absoluta ignominia sobre su nombre. A un deportista se le presupone la buena fe. Pero ¿y si no la hay ? (a este punto de la historia, entrevistas y aceptación de méritos de por medio, ningún desmentido ha sido publicado en su nombre. Mientras tanto, el Sr. Bosch sigue vendiendo más libros a costa de su falsa proeza.)

Me queda la satisfacción de saber que tengo la verdad de mi parte, que he visto en las últimas horas cómo editaban a la chita callando su información personal en facebook, “por si acaso” … aunque sinceramente, mucho me temo que todo esto vale lo que un “pataco”.

(Escrito por Ana Lago)